Skip to Menu Skip to Content Skip to Footer
  • Visitenos en Facebook, los estudiantes pueden ver las fotos de su visita al museo -

    Ahora los estudiantes pueden ver sus fotos de su visita al museo en nuestro Facebook.

 

Construcción de barro

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

HISTORIA

Se podría decir que dos son los periodos de la construcción con tierra en Costa Rica, el primero se desarrolló desde la colonia hasta el siglo XIX y consistía en el empleo de la técnica del adobe; esta fue introducida al país por los españoles como solución a la escasez de recursos materiales y humanos (el sistema constructivo con adobe es de fácil fabricación y todo el material necesario se encontraba en los alrededores) requeridos para satisfacer las necesidades habitacionales de los pobladores.

El segundo, fue el bahareque, el cual tuvo sus inicios desde el periodo precolombino. Sin embargo, su apogeo se dio a mediados del siglo XIX después de que la construcción en adobe fuese prohibida.

El terremoto de Cartago, el cual, destruyó gran parte de las construcciones hechas con esta técnica, causando una gran preocupación en el gobierno y el pueblo de la época, considerándose que este método no cumplía con los requerimientos mínimos de seguridad. Ante esta situación el Poder Ejecutivo redactó un proyecto de ley, donde se proponía un Reglamento de Construcción para asegurar la estabilidad de las construcciones y seguridad de los habitantes. Dos de los artículos referentes a este cambio en los métodos:

Art. 1: Desde la publicación de esta ley queda prohibido construir edificios para cualquier servicio o habitaciones, de adobe, ladrillo, mampostería y sillería.

Art. 2: Se permiten dichas construcciones cuando se hagan en bahareque, de madera, de marco, de horconadura, con cemento armado, con ladrillo, o totalmente metálicas, previa licencia de la autoridad y de acuerdo con el reglamento que al efecto emita el Poder Ejecutivo. Esta licencia solo es necesaria cuando se trate de construir dentro del cuadrante de las poblaciones.”

El fin de la construcción con tierra se dio a principio del siglo XX,  impulsado principalmente por una relativa holgura económica del país, posibilitando la utilización de materiales más seguro y resistentes como el cemento armado, mosaico, acero inoxidable, cristal, materiales aglomerados, cerámica y más recientemente los prefabricados.

BAHAREQUE PRECOLOMBINO

En lo que al territorio costarricense se refiere, se ha encontrado evidencia arqueológica en la Región de Guanacaste — Nicoya y el Sector Occidental del Valle Central, específicamente en San Ramón, donde se demuestra la utilización de un esqueleto de varillas recubierto con arcilla para la construcción de paredes (bahareque).

Esta evidencia, consta de cientos de fragmentos con impresiones (sencillas y múltiples) o sin ellas, donde se aprecia el tallo de las plantas que fueron utilizadas (como es de suponer, por su carácter perecedero, estos tallos no pueden ser encontrados junto con los pedazos de arcilla, aunque hay casos excepcionales donde se pueden apreciar restos microscópicos) su colocación y proporción de uso.

A lo que se sabe, las paredes se elevaban a partir de estacas o pequeños postes colocados paralelamente en el lado interno de una estructura de piedra. Entre ellas, se amarraba con bejucos muy delgados algunos tallos horizontales formando así una cuadrícula desproporcionada (no guardaba ninguna simetría); esto en la mayoría de los casos, ya que también se han encontrado muestras donde los tallos se colocaban en diferentes direcciones.

Una vez lista la  estructura, se  colocaba  la  arcilla, cubriendo así las imperfecciones estructurales. Para poder aplicar  esta capa, la  arcilla debía tener una elasticidad  que le permitiera adherirse sin problema a los tallos; esto implicaba un proceso de selección, depuración y tratamiento del barro, e inclusive de mezcla ya que hay muestras donde la arcilla era mezclada con tierra. Para finalizar, se  aplicaba una capa de repello de 2 a 4mm dejando así una superficie lisa.

Como agregado, para asegurar la estabilidad de la futura pared, se colocaban fragmentos de cerámica reciclada, en otras palabras, pedazos de algún objeto quebrado o que ya no se utilizase. Después se dejaba que todo secara naturalmente y luego se quemaba para darle más resistencia al material (se colocaba follaje y restos vegetales muy secos y luego se le prendía fuego).  

Es importante mencionar, que por las muestras encontradas, se ha concluido que estas paredes eran no más altas de un metro y posiblemente se utilizaban no como soporte del techo, sino más bien para prevenir que el agua de las lluvias, la humedad, los insectos u otros animales entraran a la casa.      

BAHAREQUE SISTEMA CONSTRUCTIVO

Actualmente, el empleo de este sistema constructivo ha sido prohibido en el país; lo que se conoce del mismo ha sido las construcciones que aun quedan en pie o por la vivencia de algunas personas que en su época construyeron con esta técnica.

PAREDES

El proceso tradicional de construcción comenzaba con el trazado del terreno y el levantamiento de zanjas, donde se colocaban columnas de madera a una distancia de 70 cm o 1m entre ellas. Luego, la base era rellenada con piedras.

Para completar la estructura de la pared se colocaban piezas de madera de 5x10cm, en posición diagonal, esto en caso de que la distancia entre columnas fuese de 1m. El resto del tramado se realizaba con caña brava colocándola en grupos de 3 (una a la par de la otra) y en posición horizontal, dejando un espacio de 15cm entre cada grupo, e intercalándolas a ambos lados de la pared.

Estas cañas se colocan de abajo hacia arriba hasta llegar a la solera y se unían con clavos sobre los postes, sin estar muy juntas. Para terminar la estructura, se colocaban clavos en la madera, doblándolos un poco para que el barro se pudiera adherir.

Una vez listo el armazón, se podía colocar el techo. Este era de tejas de barro colocadas con una inclinación de 20% sobre cerchas de madera a una distancia de 1m entre ellas.

La mezcla de barro (40% de tierra orgánica y un 60% de tierra arcillosa) para el relleno de las estructuras se preparaba al mismo tiempo que se iniciaba la construcción de las estructuras de las paredes. Este proceso requería de por lo menos tres semanas, donde diariamente se mojaba /con agua) y mezclaba pateándolo o pisándolo con animales, para que el barro adquiriera la plasticidad adecuada (aspecto pegajoso).

Una vez podrido el barro, se le incorporaba pedazos de zacate pitilla seco de aproximadamente 5 cm, los cuales eran mezclados igual que el barro (otra opción era utilizar hojas de pino secas, y bagazo de caña de azúcar).

El llenado de las estructuras requería de por lo menos dos personas; mientras una colocaba el barro por un lado, la otra presionaba por el lado de atrás para ir sacándole el aire. Este proceso debía hacerse de abajo hacia arriba, hasta llegar a un metro de alto aproximadamente, luego se procedía a esperar que secara un poco para luego continuar con el resto de la altura de la pared; esto porque el peso y la inestabilidad de la mezcla podía provocar que la pared se cayera, así que lo ideal era hacer el rellenado por partes. En esta etapa la caña brava quedaba parcialmente al cubierto y el barro con un aspecto irregular y brusco.

Unas horas después cuando el barro estaba un poco seco, se le introducía pedazos de teja en ambos lados de la pared, con una inclinación de 45grados  colocados en dos hileras, en direcciones opuestas (formando una flecha).

Una vez terminada esta etapa de relleno de estructuras se debía esperar a que las paredes secaran, en otras palabras, que el barro fuera perdiendo paulatinamente el agua.

REPELLO

Cuando las paredes estaban secas, se preparaba el primer repello para cubrir la pared. La mezcla para realizarlo consistía en barro podrido y zacate pitilla. Pisándolo.

Para suplicación, se agarraba el barro con la mano y se tiraba con fuerza para que penetrara las grietas, luego se emparejaba con la mano o una plancha de madera, recortando los excedentes con el fin de dejar una textura de acabado fino.

La pared, debidamente repellada duraba aproximadamente 15 días perdiendo toda el agua, provocándole nuevamente agrietamientos.

El segundo repello consistía en una mezcla de tres partes de boñiga fresca por una de barro podrido (sin zacate), también en algunas ocasiones se acostumbro  aplicar boñiga, se aplicaba inmediatamente con la mano cuidando de dejar una textura pareja, o tambien se utilizaba un pedazo de saco de gangoche para afinar.

ENCALADO Y PINTURA

La última etapa de los acabados de una pared es el encalado y pintura, donde se le da una agradable apariencia a la construcción. La mezcla para encalar se preparaba con anticipación antes de ser aplicada, pero como condición, la estructura sobre la que se aplicara debía estar seca.

Su preparación se realizaba en dos partes: por un lado se dejaba reposar pedazos de tuna por varios días hasta que el agua se convirtiera en un líquido espeso. Aparte se zarandeaba la cal y se mezclaba con agua dejándola reposar por varios días. Además, en caso de que se quisiera una mezcla más blanca, se podía agregar el agua de algunas hojas de Azul de Mata hervidas. Todos estos materiales se combinaban y pasaban por un colador, para luego ser aplicadas sobre la pared con una brocha, pasándola en una sola dirección (movimiento de arriba abajo, en dirección vertical) para que todo quedara parejo.

Encalada la pared si se deseaba dar un color, se le agregaba a esa misma mezcla ocre, tradicionalmente se acostumbro utilizar los colores amarillo, rosado y celeste en las paredes de las casas de habitación.

VARIANTES

Este método anteriormente descrito aunque era muy común no se puede decir que era el único. De las casas que aun restan en el país, se pueden encontrar algunos ejemplos con trama hecha completamente de madera o rellenos con piedra y tierra.

Variaciones en la trama:

Sobre las columnas de madera, se colocaban barrilla individuales de caña brava a una distancia de 2.5cm
La caña brava podía ser sustituida por reglas de 1x2; caña de bambú rajada en tiras  o caña india por su delgadez se utilizo únicamente por sectores cortos.

Como alternativa, y de acuerdo a los materiales contemporáneos con los que hoy se dispone, se han realizado avances tecnológicos en la construcción, en beneficio de la resistencia de la misma ante los sismos. Algunas de estas mejoras:

Bases estructurales::

En zanjas de 30 cm de profundidad por 25 o 30 cm de ancho, se construye vigas del mismo tamaño, utilizando  aros de varilla numero 2 sujetas a varillas numero 3, en donde se introducen piezas de madera verticales 10x10cm, a una distancia entre 60 cm a im y cubiertas con una bolsa plástica (para impermeabilizar); para luego ser chorreadas con cemento, cubriendo así toda la zanja.

ADOBE

File don't exists.

Su base es la construcción de paredes por medio de bloques de barro hechos de tierra con un balance de arcilla, mezclada con zacate picado o bagazo de caña de azúcar y boñiga. Estos bloques de 60 cm de largo y 30 cm de ancho x 15 cm de alto, son secados al sol y unidos unos a otros con una mezcla de barro y boñiga.

Aparte de los bloques, hay paredes donde se utilizan unos refuerzos horizontales de caña para tomar los esfuerzos de tensión     que se producen en los muros a causa de la flexión. También hay casas con cimientos y otras sin ellos. Estas bases se hacían rellenado con piedras de “canto” unas zanjas de 60 cm de ancho x 75 cm de profundidad.

El proceso de repello de paredes se realiza en dos fases; el primero, es una mezcla de barro y boñiga que se aplica sobre la pared; esta primera pasada cubre los adobes y la segunda rellena las grietas de la primera. A la segunda mezcla se le pueden realizar algunas variantes parte como agregarle arena fina, boñiga y cal.

Por sus características, este método, exige que todos los muros, ventanas y puertas sean levantadas de forma simultánea para luego, montar el techo, el cual era hecho tradicionalmente con vigas de madera cubiertas de tejas de barro.

MATERIALES

1. AGUA

La cantidad de líquido agregado a la mezcla de tierra para el relleno del entramado puede ser verificado según la siguiente prueba:
Se toma un puñado de la mezcla y se aprieta  en la mano para luego dejarla caer desde una altura de un metro aproximadamente. Si el puñado conserva su forma, no se adhieres y se parte en trozos, la cantidad de agua es la correcta. Por su parte, si al apretar la mezcla, esta se adhiere a la mano manchándola, y si al no se rompe, es porque esta muy mojada; si por el contrario, al caer no mantiene la forma de la mano y en su lugar  se pulveriza, es porque esta muy seca.

2. CAÑA BRAVA

Para poder ser utilizada en la construcción, esta debe estar sazonada y no debe estar hueca por dentro. También se recomienda cortarla en menguante  y creciente y almacenarlo en un lugar seco. Aparte, antes de utilizarse debe ser curado con Penta,   Xilobor, o Diesel, en otras palabras, se sumerge la caña en el químico o se puede aplicar superficialmente con una brocha.  

3. MADERA

Desde la antigüedad, la madera ha sido utilizada por el hombre como combustible, herramienta o material de construcción. Sus usos, dependen de sus características, así se puede encontrar que:

  • Es un material de fácil trabajo con herramientas simples
  • Su uso es muy cotidiano gracias a su accesibilidad, ya que este se encuentra en la mayoría de lugares donde haya tierra.
  • Capacidad higroscopica: es la capacidad que tiene la madera de ganar o perder humedad, debido a los cambios en el ambiente como son humedad y temperatura. Si el contenido de humedad esta por debajo de 15%, no es susceptible a la pudrición.
  • Es inflamable cuando esta seca
  • Puede absorber golpes que otros materiales no soportarían
  • Es relativamente liviana, sin embargo posee alta resistencia
  • Puede ser utilizada en atmósferas corrosivas sin presentar problemas
  • Para la construcción con bahareque, las maderas mas apropiadas por su resistencia a la humedad son: Almendro, Níspero, Nazareno, Cristóbal y Guanacaste Macho. Aparte, para aumentar su resistencia, deben ser sometidas a un proceso de curación (se sumerge el material en el químico o se le aplica superficialmente con una brocha), aplicándoseles preservantes como  Diesel, Penta, Xilobor, Xilocromo o Boratox.


3. SUELO

El “Sistema Unificado de Clasificación de Suelo” (SUCS) determina  la descripción y clasificación del suelo según su color, tamaño de partículas de otras porciones del suelo, tamaño de partículas de la porción principal del suelo, firmeza y contenido de agua.

Según estos datos, se clasifica en:

  • Gravas: acumulaciones de fragmentos de roca no consolidada, resultantes de la desintegración natural de las rocas. Su medida es de por lo menos 2mm de diámetro
  • Arena: nombre que se le da a materiales granulados finos, derivados de las rocas ya sea por intemperismo natural o trituración artificial. Su diámetro varía de 0.053 a 2.0mm.
  • Limos: compuesto de fragmentos de rocas finamente molidas; es de tipo inorgánico y su medida es de 0.053 a 0.002mm de diámetro.
  • Arcillas: formada por partículas rocosas extremadamente finas, con un diámetro menor de 0.002mm. Como característica, su consistencia depende de las cantidades de agua que posea, así pues, al estar húmeda es muy blanda y exhibe plasticidad, por el contrario, al estar relativamente seca es más firme.
  • Suelos orgánicos: esencialmente es la acumulación de materia orgánica compuesta, derivada de vegetación antigua, y casi siempre tiene una capa superficial de materia vegetal viva y deteriorada en diferentes grados.

Hay trucos o más bien pruebas que ayudan a identificar el tipo de suelo con que se dispone, ya que, aunque puede utilizarse cualquier tipo, los diferentes componentes de este pueden hacer variar fundamentalmente el resultado de la construcción.

Estas pruebas van desde la construcción de probetas o el estudio en laboratorio hasta formas simples, rápidas y económicas:

  • si en la extracción o al mojar la tierra se percibe un olor mohoso, esta debe descartada, ya que contiene mucho material vegetal.
  • si se muerde una muestra, se puede notar si contiene limo o arena, ya que la arena rechinará entre los dientes produciendo una desagradable sensación.
  • “lavándose” las manos con tierra, se puede encontrar que: si está produce una impresión jabonosa pegándose a las manos, es por que hay existencia de arcillas; la tierra con mucho limo tiene aspecto de harina y se despega con facilidad; y las tierras arenosas aparte de despegarse con facilidad, raspa.


Aunque lo ideal sería encontrar tierras con las propiedades adecuadas para la construcción, las cualidades de la misma pueden cambiarse  por medio de los agregados.  

Agregado en polvo

  • la arena o hueso molido neutralizan las grandes cantidades de arcilla en la tierra. Estos agregados actúan como materia inerte  ayudando a la cohesión y disminución del agrietamiento durante el secado.
  • pueden incorporarse materiales secos para provocar una mayor aglomeración y fragüe, como la ceniza.
  • una cuidadosa y pequeña mezcla de la tierra con cales o cemento consigue una estabilidad química y mejora la resistencia del material; este procedimiento debe hacerse en seco y el fragüe debe ser lento. Es importa, que este tipo de aglomerante no se utilice en combinación con otras partes de la construcción que no lo contengan, ya que, se produce una incompatibilidad poniendo en riesgo la construcción.

Agregados húmedos

Estos materiales ayudan a que la tierra consiga impermeabilización, cohesión, dureza final, etc. Su procedencia puede ser de origen:

  • vegetal: jugos de cactáceas como el aceite de coco, el jugo de tronco de banano, los residuos de prensado de oleaginosas como aceitunas, maní, girasol… utilizados especialmente para los acabados como revoques de muros o enlucidos de torta.
  • animal: agregados de grasas, leches, sangre y orina, aunque los más tradicionales son el estiércol de vaca, caballo, etc., estos se incorporan tanto en al cuerpo del muro, como al acabado. Lo importante es agregarlo después de un día de haberse podrido la tierra con el agua y dejarla podrir un día más después de agregado, amasando bien todo.
  • químicos: son de uso más moderno; el asfalto de uso común en las obras de caminos

Fibras

Es un agregado que actúa de forma física, haciendo de armazón. El de uso más general en Costa Rica, es el zacate, que se incorpora recortado de distinto largo para cada tipo de disposición.

Como precaución, hay que procurar el buen acabado de las paredes (repello) ya que este vegetal permiten la entrada de humedad por capilaridad y la instalación de parásitos, lo que pone en peligro la construcción.

INTERVENCIÓN DE BIENES ARQUITECTÓNICOS TERRENOS

INTRODUCCIÓN

El patrimonio cultural es la herencia de un pueblo, la cual encarna su memoria colectiva y resulta a su vez de gran importancia no solo como vinculo de la identidad de los pueblos; sino también como efecto positivo de la actual sociedad.

Las casas de bahareque que hoy están en pie en el territorio nacional son una forma viviente de la estructura de mundo de mediados del siglo XIX; este sistema constructivo es parte de nuestro patrimonio cultural arquitectónico, de allí la importancia de su conservación.

CAUSAS DE DETERIORO

Dejando de lado la mala construcción en relación  a su cimentación, disposición, estructura o falta de calidad del material, veremos que las causas más comunes en el deterioro de construcciones con tierra son: humedad, vientos, presencia de vegetales, ataques de animales, e intervenciones incorrectas.

DETERIORO POR EL AGUA

La humedad es responsable de la mayoría de las ruinas, tanto del deterioro por lluvias, como del lento desgaste producido por capilaridad.

Si la lluvia se produce con vientos, pegará no sólo en la cubierta, sino también en los paramentos exteriores de la construcción. De esta manera el agua golpea y va rompiendo y lavando la superficie, agravándose el problema  cuando encuentra una abertura o cualquier tipo de discontinuidad o concavidad (penetra por el propio eje del muro y puede ocasionar que la pared se parta en dos, haciendo más fácil el derrumbe total.


También,  el causado por la humedad del suelo provoca deterioros serios; ya que al  no notarse en un principio, o ser despreciado por el usuario, el problema  se va extendiendo hasta ser difícil su erradicación.
La capilaridad (se produce del suelo hacia arriba, en donde le agua trata de ganar ambos paramentos de la pared, por donde se evapora) trae aguas del suelo natural, así como aguas estancadas en sus cercanías o de salpicaduras de aleros, goterones, etc. Por  ello es importante la nivelación de los solados y el correcto drenaje de aguas pluviales y de acequias.

El problema de los deterioros por causa del agua, no son sólo los derivados de un lavado o de un estancamiento de una masa líquida dentro de la construcción, sino también el producido por las sales solubles contenidas en ella. Es así que cuando el agua ataca el material llega con una cantidad de sales, al evaporarse y hasta secarse las sales quedan en el edificio, situadas en la zona en que se produjo la evaporación. Estas sales han reaccionado con la tierra y le han quitado la primera cohesión. Entonces la tierra, cae en polvo.

DETERIORO POR AGENTES NATURALES

Los vientos, pueden agravar los problemas producidos por las lluvias, pero también ellos solos, con el arrastre de partículas  que azotan  a la superficie pueden producir fisuras horizontales y disgregación del material.

También la presencia de vegetales en la  misma construcción o en sus cercanías es peligrosa. El hecho de que estas plantas comiencen  a crecer dentro del material o se extiendan hasta los cimientos o muros  harán que el deterioro sea más o menos irreversible. El congelar la situación puede llegar a ser preferible, ya que el quitado de ramajes destruiría aun más.

El ataque animal llega a ser muy grande en ciertas regiones. A la posibilidad de anidar aves o roedores, se suma el de arácnidos e insectos que taladran muros y cubiertas en forma similar a lo que las termitas hacen en la madera, muchas veces pasando inadvertidos.

Otro agente natural de deterioro es ingreso sísmico y terremotos; el ingreso de fuerzas horizontales  y movimientos ondulatorios, en una estructura preparada para recibir cargas verticales hace que  se deforme y pueda llegar a destruirse. Sin embargo, es reconocible que el adobe y el bahareque, son sistemas constructivos que han demostrado un comportamiento aceptable frente a los sismos, resistiendo mejor que el hormigón las sacudidas, lo importante es reconocer que el mantenimiento constante de estas estructuras los hace más vulnerables.   

INTERVENCIONES INADECUADAS

La mano del hombre suele ser responsable de muchos deterioros. Por un lado por la falta de manutención  de edificios  y por otro lado, por las intervenciones extemporáneas  e incorrectas.

A veces se interviene a tiempo, pero incorrectamente como en  los siguientes casos:

  • Lo mas común es que cuando una estructura de tierra se deteriora, el  encargado de la construcción decida que la solución para darle mas solidez, es incorporar materiales a los que esta acostumbrado como hierros, hormigones, cales y cementos…
  • Cuando un revoque de barro se cae  por efectos de capilaridad, es común ver como se incorpora un mortero de cal y arena  reforzado con cemento.  En el primer momento da una superficie unificada  y la aparente solución al problema. Pero al poco tiempo la capa de mortero caerá como un cascarón, arrastrando con ella otra parte de embarrado y algunos centímetros de la mampostería de tierra. Además, el sistema de equilibrio del agua que sube y se evapora, tiene aquí un agente distorsionante con una nueva zona de salida de humedad y, por ende, de cristalización de sales. Entonces aparte del desprendimiento del nuevo mortero, por encima de él se producirá unos 30 cm de disgregación.
  • La introducción de hierros que se oxidan, aumentan su volumen y pierden sus cualidades estructurales. La introducción de pinturas anticorrosivas  no siempre es eficaz al igual que el revestimiento con cemento.
  • También cuenta aquí el agregado de ladrillos o materiales cerámicos con mortero de cal. Distinto seria asentarlos en barro para lograr una mayor cohesión entre lo existente y lo nuevo.
  • El agregado de maderas para dinteles, estructuras, marcos, que tradicionalmente recibieron las arquitecturas térreas, también es causa de deterioro cuando no se ha buscado adherencia entre ambos materiales. Ello puede conseguirse por diversos medios, los mas usados son: clavijas, azuelado de la superficie o revestimiento con una estructura de apoyo: sogas, cañitas, arpillera. El no haber realizado ninguno de estos trabajos ha hecho que en varios de nuestros edificios coloniales cayera el revoque que cubría los dinteles, quedando éstos sin revestimiento.

MANTENIMIENTO

Las técnicas a emplear serán subdivididas en tres grupos principales: de conservación y reparación, de consolidación  y de restauración.

Conservación y reparación

La mejor forma para ser perdurar estas construcciones es un correcto mantenimiento. Evidentemente ello se consigue detectando rápidamente los deterioros, estudiando sus causas e interviniendo correctamente.

Es evidente que lo primero a tenerse en cuenta es el detener los agentes peligrosos con aislaciones hidrófugas correctas, aleros drenajes, etc.

Es importante el cuidado permanente de los edificios y la detección inmediata del comienzo de la ruina. Una vez notada ésta, se deberá encargar al especialista el estudio de la causa: asentamiento, presencia de roedores, ruptura de la capa aisladora, etc. Posteriormente se deberá anular la causa y finalmente esperar el efecto causado.

Si el cuidado es continuo y metódico, no se necesitan intervenciones costosas ni desalojo del local, ni interrupción en el funcionamiento del mismo, ya que los arreglos serán mínimos y aislados.

Los arreglos deberán hacerse con los mismos materiales originales. Lo significa que no sólo se usará  tierra, sino que ella tendrá  las mismas calidades que la anterior. Con esto se conseguirá una continuidad eficaz entre lo existente y lo agregado.

En las reparaciones de acabados de estructuras, se recomienda hacerse con materiales semejantes al original. Primero se quita todo el material en mal estado o desprendido, luego con una brocha o cepillo se limpian las superficies expuestas y toda zona que va a tener contacto con el nuevo material, este tendrá características acordes con lo existente. De esta manera se garantizara la completariedad de ambos materiales. El nuevo material se adherirá y trabajara uniformemente en sentido longitudinal y transversal, los cambios de temperatura o de humedad ambiente le afectarán en forma idéntica, dilatándose o contrayéndose en conjunto. Es importante hacer notar que por la misma calidad del material de base las dilataciones y contracciones son bien absorbidas gracias a su propia elasticidad.

Es así que no hay razones para distraer esfuerzos económicos y constructivos en arreglar una grieta o emparchar un revoque si no se ha techado la gotera, o se ha solucionado el asentamiento, el empuje o cualquier otro factor desencadenante de deterioro.

Consolidación

Cuando el edificio no presenta deterioros importantes o por el contrario, la ruina es irreversible, estamos ante casos en que la tarea a realizar es  la consolidación. Es decir, solo se aspiraran a dejar las cosas como están, no innovar, no arreglar ni incorporar elementos. Es común usar estas técnicas si el tipo de intervención es aplicado a sitios arqueológicos  de los que se desea conservar los restos hoy existentes, o también, en partes de edificios que se están restaurando o para conseguir una mayor durabilidad de las reparaciones realizadas.

Los consolidantes son aquellas sustancias naturales que por fermentación producen reacciones químicas ligantes, hidrófugas, repelentes de insectos. En la que su adherencia no esta dada solo por su penetración y polimeración, sino porque penetra irregularmente, produciendo un encastre entre la superficie tratada  y el alma no tratada.

Debe presentar  las siguientes condiciones:

  1. igual coeficiente de dilatación que le material a proteger
  2. fluidez necesaria para penetrar bien
  3. mantenimiento de las condiciones físicas del muro: porosidad, equilibrio húmedo
  4. admisión de nuevos tratamientos que se descubran en el futuro
  5. inalterabilidad de características estéticas
  6. economía

Restauración

Cuando hay que reponer partes caídas, perdidas o deterioradas o se desea incorporar elementos nuevos, estamos ante una restauración. Los principios que la rigen son los mismos postulados en la conservación, es decir homogeneidad y continuidad.

En la restauración es necesario continuar con los materiales originales. Sin embargo, no se entiende porqué seguir trabajando con ellos sin han dado malos resultado. La experiencia indica que ningún material es eterno e indestructible y que las posibles ruinas dependen de muchos factores, pero el más importante es el trabajo continuo. En general los deterioros se han producido más por el descuido prolongado que por el uso de materiales inadecuados.

Como las arquitecturas térreas  son muy atacadas por la humedad, en las tareas de la restauración es necesario mantener un buen equilibrio, aunque siempre hará falta mejorar las condiciones hidrófugas.

Cuando el ingreso de las aguas por el techo es la causa del deterioro, será necesario desarmar y rearmar el techo. Si se trata de cubiertas de torta en sentido horizontal no se tendrán mayores problemas: porque indica zona de pocas lluvias y porque no será necesaria una gran adherencia entre las capas.

Tradicionalmente las roturas en la torta se subsanaban aplicando nuevas capas de barro, haciendo una renovación total en la edificación  cada tantos años.
En techos de gran pendiente  deberá hacerse sobre el aislante un nuevo entramado para soportar la última capa de barro.

Cuando se trata de restaurar muros es lógico que ello se haga con el mismo material original, buscando que  la composición y el amasado sean similares. Puede reutilizarse la tierra proveniente de la ruina. Sin embargo existen técnicas que le ven inconvenientes a tal sistema por la presencia de materia orgánica microscópica particularmente rizomas; que pueden alterar el  material en cierto tiempo. Aunque con una protección correcta con aislación hidrófuga, enlucidos y encalados  aleja esos peligros.

Entonces al entrar en una obra de restauración en la que se encuentra mucha tierra proveniente de las antiguas construcciones es factible el empleo de ella en las nuevas obras. Con eso se consigue homogeneidad entre ambas partes. Pero debe tenerse cuidado en la fabricación, primero haciendo un buen cernido y luego estudiando bien los agregados que se le harán. Lógicamente se mantendrán medidas y características generales en cada pieza y en su disposición.

Como seguramente aun estén en pie muros en malas condiciones, será necesario hacer la prueba de carga y plomo correspondientes y el estudio de los deterioros generales antes de decidir su mantenimiento o demolición.

Es probable que la perdida de techos o de habitaciones quede un muro cortado en sentido horizontal o vertical(o con una pequeña inclinación). En tal caso el agregar nuevas partes desde le corte puede traer fisuras posteriores por asentamientos, falta de conexión, etc. Entonces se procederá a un recorte de lo existente para conseguir un correcto engarce.  Para ello es corriente hacer cortes dentados: en horizontal formando almenas  y en vertical escalonamientos según lo permita la ruina.

En general las restauraciones de los entramados requieren  más cuidado y a veces la renovación total de paño. De todos modos hay que estar bien seguros de que le entramado de apoyo esta en correctas condiciones antes de decidir su mantenimiento. Una vez visto que le entramado es útil aun, se procede a nuevo embarre necesitando mojar mucho las superficies de contacto con el barro viejo. Luego las capas se hacen muy delgadas hasta alcanzar el espesor original.

Debe  tenerse en cuenta que no se garantiza una correcta restauración por el solo hecho, de usar tierra. Es necesario  conservar las mismas características de composición, amasado, secado y disposición arquitectónica del primitivo edificio. Ello, aparte de ser éticamente necesario, es importante también desde el punto  de vista constructivo.

Es así que la correcta restauración de las arquitecturas de tierra se lograra respetando lo que se mantuvo en pie e incorporando materiales, técnicas y disposiciones que den continuidad al edificio y hagan trabajar el conjunto de forma homogénea, solidaria y elástica.

Spanish Catalan Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese Portuguese Russian

CDs Interactivos

CD