ADOBE

 

Si desea visualizar más de nuestros videos, ingrese a nuestro canal de YouTube

Su base es la construcción de paredes por medio de bloques de barro hechos de tierra con un balance de arcilla, mezclada con zacate picado o bagazo de caña de azúcar y boñiga. Estos bloques de 60 cm de largo y 30 cm de ancho x 15 cm de alto, son secados al sol y unidos unos a otros con una mezcla de barro y boñiga.

Aparte de los bloques, hay paredes donde se utilizan unos refuerzos horizontales de caña para tomar los esfuerzos de tensión que se producen en los muros a causa de la flexión. También hay casas con cimientos y otras sin ellos. Estas bases se hacían rellenado con piedras de “canto” unas zanjas de 60 cm de ancho x 75 cm de profundidad.

El proceso de repello de paredes se realiza en dos fases; el primero, es una mezcla de barro y boñiga que se aplica sobre la pared; esta primera pasada cubre los adobes y la segunda rellena las grietas de la primera. A la segunda mezcla se le pueden realizar algunas variantes parte como agregarle arena fina, boñiga y cal.

Por sus características, este método, exige que todos los muros, ventanas y puertas sean levantadas de forma simultánea para luego, montar el techo, el cual era hecho tradicionalmente con vigas de madera cubiertas de tejas de barro.

MATERIALES

1. AGUA

La cantidad de líquido agregado a la mezcla de tierra para el relleno del entramado puede ser verificado según la siguiente prueba:
Se toma un puñado de la mezcla y se aprieta en la mano para luego dejarla caer desde una altura de un metro aproximadamente. Si el puñado conserva su forma, no se adhieres y se parte en trozos, la cantidad de agua es la correcta. Por su parte, si al apretar la mezcla, esta se adhiere a la mano manchándola, y si al no se rompe, es porque esta muy mojada; si por el contrario, al caer no mantiene la forma de la mano y en su lugar se pulveriza, es porque esta muy seca.

2. CAÑA BRAVA

Para poder ser utilizada en la construcción, esta debe estar sazonada y no debe estar hueca por dentro. También se recomienda cortarla en menguante y creciente y almacenarlo en un lugar seco. Aparte, antes de utilizarse debe ser curado con Penta, Xilobor, o Diesel, en otras palabras, se sumerge la caña en el químico o se puede aplicar superficialmente con una brocha.

3. MADERA

Desde la antigüedad, la madera ha sido utilizada por el hombre como combustible, herramienta o material de construcción. Sus usos, dependen de sus características, así se puede encontrar que:

  • Es un material de fácil trabajo con herramientas simples
  • Su uso es muy cotidiano gracias a su accesibilidad, ya que este se encuentra en la mayoría de lugares donde haya tierra.
  • Capacidad higroscopica: es la capacidad que tiene la madera de ganar o perder humedad, debido a los cambios en el ambiente como son humedad y temperatura. Si el contenido de humedad esta por debajo de 15%, no es susceptible a la pudrición.
  • Es inflamable cuando esta seca
  • Puede absorber golpes que otros materiales no soportarían
  • Es relativamente liviana, sin embargo posee alta resistencia
  • Puede ser utilizada en atmósferas corrosivas sin presentar problemas
  • Para la construcción con bahareque, las maderas mas apropiadas por su resistencia a la humedad son: Almendro, Níspero, Nazareno, Cristóbal y Guanacaste Macho. Aparte, para aumentar su resistencia, deben ser sometidas a un proceso de curación (se sumerge el material en el químico o se le aplica superficialmente con una brocha), aplicándoseles preservantes como Diesel, Penta, Xilobor, Xilocromo o Boratox.


3. SUELO

El “Sistema Unificado de Clasificación de Suelo” (SUCS) determina la descripción y clasificación del suelo según su color, tamaño de partículas de otras porciones del suelo, tamaño de partículas de la porción principal del suelo, firmeza y contenido de agua.

Según estos datos, se clasifica en:

  • Gravas: acumulaciones de fragmentos de roca no consolidada, resultantes de la desintegración natural de las rocas. Su medida es de por lo menos 2mm de diámetro
  • Arena: nombre que se le da a materiales granulados finos, derivados de las rocas ya sea por intemperismo natural o trituración artificial. Su diámetro varía de 0.053 a 2.0mm.
  • Limos: compuesto de fragmentos de rocas finamente molidas; es de tipo inorgánico y su medida es de 0.053 a 0.002mm de diámetro.
  • Arcillas: formada por partículas rocosas extremadamente finas, con un diámetro menor de 0.002mm. Como característica, su consistencia depende de las cantidades de agua que posea, así pues, al estar húmeda es muy blanda y exhibe plasticidad, por el contrario, al estar relativamente seca es más firme.
  • Suelos orgánicos: esencialmente es la acumulación de materia orgánica compuesta, derivada de vegetación antigua, y casi siempre tiene una capa superficial de materia vegetal viva y deteriorada en diferentes grados.

Hay trucos o más bien pruebas que ayudan a identificar el tipo de suelo con que se dispone, ya que, aunque puede utilizarse cualquier tipo, los diferentes componentes de este pueden hacer variar fundamentalmente el resultado de la construcción.

Estas pruebas van desde la construcción de probetas o el estudio en laboratorio hasta formas simples, rápidas y económicas:

  • si en la extracción o al mojar la tierra se percibe un olor mohoso, esta debe descartada, ya que contiene mucho material vegetal.
  • si se muerde una muestra, se puede notar si contiene limo o arena, ya que la arena rechinará entre los dientes produciendo una desagradable sensación.
  • “lavándose” las manos con tierra, se puede encontrar que: si está produce una impresión jabonosa pegándose a las manos, es por que hay existencia de arcillas; la tierra con mucho limo tiene aspecto de harina y se despega con facilidad; y las tierras arenosas aparte de despegarse con facilidad, raspa.


Aunque lo ideal sería encontrar tierras con las propiedades adecuadas para la construcción, las cualidades de la misma pueden cambiarse por medio de los agregados.

Agregado en polvo

  • la arena o hueso molido neutralizan las grandes cantidades de arcilla en la tierra. Estos agregados actúan como materia inerte ayudando a la cohesión y disminución del agrietamiento durante el secado.
  • pueden incorporarse materiales secos para provocar una mayor aglomeración y fragüe, como la ceniza.
  • una cuidadosa y pequeña mezcla de la tierra con cales o cemento consigue una estabilidad química y mejora la resistencia del material; este procedimiento debe hacerse en seco y el fragüe debe ser lento. Es importa, que este tipo de aglomerante no se utilice en combinación con otras partes de la construcción que no lo contengan, ya que, se produce una incompatibilidad poniendo en riesgo la construcción.

Agregados húmedos

Estos materiales ayudan a que la tierra consiga impermeabilización, cohesión, dureza final, etc. Su procedencia puede ser de origen:

  • vegetal: jugos de cactáceas como el aceite de coco, el jugo de tronco de banano, los residuos de prensado de oleaginosas como aceitunas, maní, girasol… utilizados especialmente para los acabados como revoques de muros o enlucidos de torta.
  • animal: agregados de grasas, leches, sangre y orina, aunque los más tradicionales son el estiércol de vaca, caballo, etc., estos se incorporan tanto en al cuerpo del muro, como al acabado. Lo importante es agregarlo después de un día de haberse podrido la tierra con el agua y dejarla podrir un día más después de agregado, amasando bien todo.
  • químicos: son de uso más moderno; el asfalto de uso común en las obras de caminos

Fibras

Es un agregado que actúa de forma física, haciendo de armazón. El de uso más general en Costa Rica, es el zacate, que se incorpora recortado de distinto largo para cada tipo de disposición.

Como precaución, hay que procurar el buen acabado de las paredes (repello) ya que este vegetal permiten la entrada de humedad por capilaridad y la instalación de parásitos, lo que pone en peligro la construcción.